El Personal

0

El Recurso Esencial.

Como sucede en variadas disciplinas, la mano de obra es el recurso más importante en la ejecución de un proyecto. Y no solo, por el costo que representa, sino por ser el elemento motor que hace funcionar a los demás recursos. Vemos así que si una mano de obra es defectuosa a causa de la falta de preparación en la especialidad de quien la maneja, puede generar un dolor de cabeza y muchas veces ser la causa del fracaso de las obras. Por esta razón, es necesario que el equipo de trabajo esté integrado por personal confiable, idóneo y experimentado.

Lo primero por hacer, una vez identificado el trabajador, es conocer la especialidad y el cargo que podría desempeñar. También, es conveniente saber cuáles son sus más notorias destrezas. Esto resulta provechoso al momento de elaborar el organigrama de ejecución del proyecto y, además, con el fin de ubicar a cada persona en la tarea que mejor domina. Aunque no por esto debe olvidarse la importancia de la productividad del individuo; al fin y al cabo, el aspecto crucial es rendir y crecer. Puede darse el caso, de que una persona cuente con excelentes destrezas, pero pobre rendimiento. Así mismo, hay empleados que sin poseer altas calificaciones académicas, están dotados de una especial cualidad que les permite adelantar sus funciones rápida y eficazmente.

Otro aspecto a tener en cuenta, tiene que ver con las relaciones personales. No hay nada más nocivo para un proyecto que contar dentro de sus filas con personas disociadoras que en repetidas ocasiones, llevan al traste el desarrollo de las actividades. Por el contrario, un grupo que funcione debidamente motivado, en donde todos los trabajadores buscan la excelencia, es sin duda, un grupo ganador que alcanzará la meta prevista al inicio del proyecto.
Tampoco puede olvidarse el cumplimiento de las normas de seguridad. Cada día son más estrictas las medidas que se toman en el sitio de trabajo, tendientes a eliminar cualquier vestigio de peligrosidad. Pero, igualmente, se da con frecuencia el caso de individuos que desdeñan los reglamentos y son anárquicos en su comportamiento. Estas fallas disciplinarias, pueden generar múltiples accidentes y afectar el buen curso de la obra.

Hay otro punto que es preciso conocer al momento de seleccionar a los trabajadores. Esto es, el entrenamiento que haya recibido el candidato a un cargo. Esta es una información valiosa que viene a fortalecer la decisión que se haga en este sentido. Por lo demás, siempre es aconsejable observar de cerca el desempeño del trabajador, de esta manera podrá deducirse cómo puede mejorar sus destrezas para así elevar su rendimiento. Y no olvidar algo fundamental y clave: el diseño de un programa de recompensas. Existen múltiples maneras de estimular y premiar el desempeño de un funcionari: unas cortas vacaciones, un diploma, un aumento salarial, un anillo y en fin tantas cosas que tonifican los vínculos corporativos entre directivos y trabajadores.

Ahora, es prudente recordar, que una notoria diferencia entre los participantes en una licitación es el costo laboral. Por lo tanto, a lo antes descrito, debe agregarse el costo de la hora-hombre para cada trabajador y, algo más, si este costo está acorde con el rendimiento que alcanza en sus actividades. Vale recordar, que la ineficiencia laboral trae aparejada demoras y fallas en la programación, en el cumplimiento de la calidad y en el manejo de los costos. Es clara, entonces, la importancia de ocuparse a fondo de este decisivo aspecto, y darle la prioridad que se merece.

Compartir.

Sobre el Autor

H.F. FACCINI. Investigador y analista petrolero. Ganador del premio nacional de inginieria. Director y professor universitario. Director de proyectos. Autor de mas de diez libros sobre gerencia de proyectos.

Dejar una Respuesta