Las Subcontrataciones

0

Toda compañía cuya razón social sea la construcción de obras de ingeniería necesita contar con un grupo de subcontratistas que le ayuden primero, a elaborar las propuestas para los clientes y, segundo, llevar a cabo construcciones o servicios específicos, cuando gane las licitaciones.

Por lo tanto, la actividad prioritaria será crear un ranquin de subcontratistas, manejarlo a través del Centro de Información de Licitaciones ( CIL ) y mantenerlo actualizado. La información que debe contener el ranquin debe comenzar por la especialidad que maneja el subcontratista, y calificarla con mayor puntaje cuando es una de las más importantes para la compañía.

Otra información es la relacionada con el cumplimiento del tiempo de ejecución. La gerencia de proyectos es una actividad en donde se cumple fielmente el refrán que ha hecho carrera en el mundo capitalista: “El Tiempo es Oro”. Luego un subcontratista que se caracterice por su incumplimiento va a tener una baja calificación en este ítem. Un aspecto que distingue favorablemente a cualquier tipo de organización son sus relaciones con los demás, sean quienes sean. Los conflictos y las malas relaciones entre empresas, perjudican y lesionan la imagen de las corporaciones, sin distingos.

También es conveniente calificar la calidad de los trabajos. Recordemos que uno de los controles básicos en cualquier clase de proyecto de ingeniería es el control de calidad. Si esto no se cumple a cabalidad, es claro, que el proyecto no será exitoso. Esta es una de las principales variables de las obras y en repetidos casos es la más importante. Luego, es oportuno conocer cómo son las relaciones laborales dentro de la misma entidad y la frecuencia de las reclamaciones de los trabajadores. Si no son buenas, la razón puede ser un pobre liderazgo, o una falta de estímulo que desmotiva al personal.
Las obras de ingeniería como lo decíamos en un blog anterior son sujetas a múltiples riesgos. Además, cualquier error por banal que sea, puede originar grandes costos. De ahí que un estricto cumplimiento de las normas de seguridad es imperante. También, si tenemos en cuenta el apogeo tecnológico que vive el mundo, la misión de toda empresa que desee permanecer en el mercado debe ser poseer un desarrollo tecnológico sostenido. No es posible competir con buenas posibilidades de éxito, cuando se trabaja con equipos de construcción obsoletos, y con metodologías viejas para la ejecución de las tareas. Este último aspecto, igualmente, amerita ser evaluado para calificar a los subcontratistas.

Por último aparece el punto relacionado con el precio. Este es un factor que gravita por todos los rincones en que transcurre la elaboración de una propuesta. El precio es y lo será siendo, el eslabón clave. Nada se logrará con una buena propuesta que cumpla con los temas básicos como lo son el tiempo de ejecución y la calidad, si el monto es alto. Es imposible aislar este factor en la evaluación de una propuesta, por el contrario, es notoria la tendencia de los clientes a vincular cada día más el renglón del precio. Los contratos Lump Sum dan seguridad a los prestamistas quienes gustan de saber desde el propio inicio de un proyecto, cuánto costará. Se trata de una percepción real, ya que prestar grandes sumas de dinero para la construcción de una obra encierra riesgos evidentes. Por lo tanto, en el proceso de calificación de los subcontratistas es provechoso tener un récord de sus tendencias en lo que tiene que ver con los precios que cotiza.

Los citados puntos los ampliaremos un poco más en un próximo blog. Por ahora, recordemos que la presencia de subcontratistas bien calificados puede ser el renglón que marque la diferencia entre una compañía exitosa, frente a otra que no lo es tanto.

Compartir.

Sobre el Autor

H.F. FACCINI. Investigador y analista petrolero. Ganador del premio nacional de inginieria. Director y professor universitario. Director de proyectos. Autor de mas de diez libros sobre gerencia de proyectos.

Dejar una Respuesta